Archivos

NOTA DE PRENSA DEL CODOPSI. CASO VAKERO.

CODOPSI SECRETARIA DE ETICA & DISCIPLINA BLOG OFICIAL

scanned-photo-2-copia.jpeg

 COLEGIO DOMINICANO DE PSICÓLOGOS

 CODOPSI

 NOTA DE PRENSA

En relación a la polémica que se ha suscitado a raíz de la evaluación psicológica, que realizara el Lic. Dulvis Mejía, en su condición de profesional de la psicología, al servicio de la Procuraduría General de la República, al Sr. Manuel Varet (Vakeró), este Colegio Dominicano de Psicólogos desea aclarar lo siguiente:

1- Que el CODOPSI es la institución profesional y legal que al amparo de la Ley 22-01 y su Código de Ética regula el ejercicio profesional de la psicología en todo el territorio nacional. En tal sentido, jamás renunciaremos a ese mandato legal y a ejercer nuestra calidad de asesor del Estado Dominicano en materia de psicología, según dispone el Art. 7 de la Ley 22-01.

2- El CODOPSI reafirma que para el ejercicio de la psicología clínica todo profesional de la psicología, además de su formación como psicólogo general…

Ver la entrada original 436 palabras más

Anuncios

EL SER OBESO NO ES SOLAMENTE UNA CUESTIÓN DE PESO, O SI

Por: Dra. Frances Roulet

Doctora en Psicología

Para el 1980, la obesidad se ha más que doblado en todo el mundo. Desde el 1985 la Organización Mundial de la Salud ha considerado la obesidad como una enfermedad; y la han definido como una enfermedad crónica no transmisible, considerándola como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud de cualquier ser humano.

Para la OMS el índice de masa corporal, [IMC] es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla. La cual puede ser calculado dividiendo el pero de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Para la OMS el índice de la masa corporal igual o superior a 25 determina un sobrepeso, y si su índice de masa corporal o superior a 30 determina una obesidad.

El impacto social mundial, y de acuerdo a la OMS, es de un 65% de la población de sobrepeso y obesa viven en países en donde el sobrepeso y la obesidad cobran más vidas humanas que la insuficiencia ponderal, esto incluye los países de alto ingresos y la mayoría de los países de mediano ingresos. Si bien es cierto que existen datos estadísticos que nos indican las tendencias e incidencias de esta enfermedad llamada “obesidad”, tenemos que estar claro que este desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas no son las únicas causas para el sobrepeso o la obesidad. Los cambios del medio ambiente están jugando un rol de suma importancia en el incremento de esta incidencia elevada de la obesidad entre los seres humanos. A esta se le asocia con una mayor probabilidad de que los infantes sean obesos, y estos a su vez padezcan de otras condiciones como la discapacidad en la edad adulta o muerte prematura.

Los riesgos del futuro son demasiados elevados, pues estos niños y niñas son los que sufren de dificultades respiratorias, mayores riesgos de fracturas e hipertensión, presentando marcadores tempranos de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y los efectos psicológicos.

La obesidad puede ser considerada como una problemática biopsicosocial compleja ya que sus causas combinan factores genéticos, psicológicos, conductuales, culturales, entre otros aspectos más.

Es por estos mismos problemas que deberá abordarse la condición médica de forma biopsicosocial, planteando las necesidades psicológicas con un enfoque que tome en cuenta la etiología como en la mantención de la obesidad, variables cognitivas (creencias), variables afectivas (manejo de estados emocionales displacenteros y placenteros) y variables ambientales (costumbres, hábitos familiares, cultura, entre otras).

El componente psicológico es indispensable establecerlo, pues este se encuentra en la base de la enfermedad pues son considerados causas y efectos de la enfermedad al mismo tiempo. Es en este mismo proceso psicológico donde se toma en cuenta diversos aspectos como son la personalidad, factores que inciden en el aumento de peso que imposibilitan el control de esta misma, las frustraciones internalizadas basadas en las experiencias de estas personas, el área afectivo y cognitivo, como baja autoestima y su autoimagen, las bajas expectativas de autoeficiencia y logros.

En el ámbito psicosocial, diversos estudios científicos han demostrado que, socialmente, la persona obesa es culpada porque considera que es un acto voluntario, haciendo juicio de valor a priori y por ende, descalificándoles. La más grave de esta forma de valorar a una persona con problemas de obesidad es que esta realmente se cree que ella o el no tiene ningún tipo de valor o habilidad. Esta actitud social negativa genera discriminación y reinforza la baja autoestima, y puede incluir una depresión reactiva al estar constantemente hostigados por estas circunstancias de la salud.

Para el 1991, los investigadores científicos Moss, Mills y Nir presentaron estudios en el cual explicaron que en los pacientes padeciendo obesidad se produce un proceso evolutivo en el locus de control, en el cual el locus de control externo (en la infancia y adolescencia) y el locus de control interno (la etapa de la adultez) incrementaría en las atribuciones internas en función de la edad de los obesos. Es decir, el locus de control externo mantiene un círculo de victimización de las circunstancias que no les permite responsabilizarse y asumir el problema de la salud crónico cuyo único control está en la propia persona. Por ejemplo “Yo no como mucho, no sé porque engordo:” En el locus de control interno nos referimos a las actitudes de los otros. Por ejemplo, “Mi marido me lleva a bailar porque soy una vergüenza y estoy muy gorda.”

A pesar de que poco profesionales de la salud y hasta los mismos pacientes y sus familiares toman en consideración los aspectos psicológicos estos juegan un papel decisivo en la producción y mantenimiento de la obesidad, y por lo general nunca lo abordan profesionalmente.

La importancia de abordar estos factores psicológicos se reduce al éxito sostenido con el paciente, pues estos factores precipitan y perpetuán el consumo exagerado de alimentos (una alimentación excesiva para lo que son las necesidades energéticas personales), y, deberán ser considerados seriamente si se pretende mantener un peso, luego de haber alcanzado su objetivo. El abordaje y el tratamiento de las características y factores psicológicos son de fundamental importancia, pues el paciente, por el contrario, no es capaz de comprometerse adecuadamente con el tratamiento y en general tiene mayor dificultad para reducir el peso y/o mantenerlo.

El conjunto de emociones y manifestaciones conductuales que asocian y se vinculan con la sobrealimentación generalmente se presentan en combinaciones más o menos complejas y son diferentes para cada persona (niños y/o adultos).

La memoria almacena no lo que has vivido sino las interpretaciones subjetivas de lo que crees haber vivido. Alejandro Jodorowsky

Colegio Dominicano de Psicologos, CODOPSI

LOGO NACIONAL CODOPSIESTIMADOS AMIGOS & COLEGAS:

Esperamos que este blog les sirva de conocimientos sobre la Psicología Dominicana. Pero, aun mas para aquellos que no están envueltos profesionalmente con la Psicología, les sirva para conocer las labores del Psicólogo profesional y como este les brinda la ayuda dentro de la comunidad dominicana.

Nuestro aportes profesionales brindara un destello de luz ante las problemáticas de nuestra Sociedad.

 Si requieren comunicarse con nosotros pueden hacerlo escribiéndolos al codopsi.org@gmail.com.

Siempre al servicio de la Sociedad Dominicana!

COLEGIO DOMINICANO DE PSICOLOGOS, CODOPSI

Ver la entrada original